Blog

proyecto sirenas karadeniz

Astrologia  Astronomia  

Las energías del mes de octubre. Luna Nueva de Escorpio y conjunción superior Sol-Venus

23 de octubre de 2014

Eclipse solar en el grado 0 de Escorpio

Venus en el corazón del Sol

Hoy 23 de octubre a las 22h57 Greenwich tiene lugar la próxima Luna Nueva en el signo de Escorpio, que a la vez será eclipse solar debido a la proximidad de la conjunción Sol-Luna al eje nodal.

La Luna Nueva será indudablemente…INTENSA!!! A los dos luminares, en su eterna danza celestial se les junta Venus, la Diosa del Amor, recién efectuado su ingreso en el signo de la muerte y de la resurrección, Escorpio, justo, qué pena para ella!!! uno de los lugares del zodíaco donde peor se siente.

Debido a que la Luna Nueva tiene lugar en la quinta casa de la carta, llamada tradicionalmente “la alegría de Venus”, centraremos nuestra atención en primer lugar en ella misma.

Después de su glamuroso tránsito por su signo de domicilio, Libra, iniciado el 30 de septiembre, hoy a las 21h34 Greenwich Venus ingresa en Escorpio, signo de los abismos, donde permanecerá “recluida” hasta el 17 de noviembre. Afortunadamente, como veremos más adelante en este mismo informe, el 24 y el 25 de octubre Venus estará en el corazón del Sol, realizando su conjunción superior con el nuestro astro rey, circunstancia que mejorará mucho su condición, por lo menos temporalmente.

Mucho se ha hablado ya sobre el tránsito de Venus en Escorpio y desde antiguos tiempos se ha llegado a la embarazosa conclusión de que se trata de un tiempo complicado para nuestro amado planeta Venus, que habitualmente nos conecta con el lado luminoso, fácil y gozoso de la existencia. Se dice que donde se sitúa Venus en una carta ahí están los contenidos que más amamos, que más nos gustan…en Escorpio, signo de la sombra por excelencia, pero también de todo el proceso alquímico de transmutación de la misma, quizás el lado más constructivo de Venus sea precisamente su capacidad de hacernos amar a nuestros demonios interiores, un primer e imprescindible paso para la realización de la Gran Obra Alquímica.

Por lo demás…Venus en su signo de exilio se retuerce, se obsesiona, se vuelve suspicaz, se cela, sufre sin motivo, aunque para ella siempre va a haber uno, se apega en exceso, dramatiza, dramatiza y dramatiza… Los temas predilectos que surgirán, teñidos de tonos lúgubres, como no, serán los románticos, los vinculados al cuerpo y a la apariencia, los que incumben la materia en sus múltiples formas, el dinero, el poder y la sexualidad.

En la mitología tenemos varios mitos que describen el aparentemente interminable viaje de la Diosa del Amor en el Inframundo, quizás los dos más relevantes en este sentido sean el Descenso de Inanna al Inframundo de la mitología sumeria y el Rapto de Perséfone por Hades, de la griega. Ambos mitos nos conectan con la necesidad de morir y renacer, de purificarse y de despojarse de nuestras pertenencias, apegos y apetencias, para llegar al “lugar sin retorno” y ahí sencillamente morir…rendirse, capitular ante lo inexorable, tome ello la forme que tome. Una vez completado el proceso, se inicia el viaje de Ascenso, donde Inanna, Perséfone o Venus misma harán ascender los contenidos durante largo tiempo sepultados en nuestro inconsciente, que emergerán bajo forma de luz, pero nunca debemos olvidar su verdadero origen: plomo, oscuridad, sombra, contenidos renegados.

CLAVES PARA EL TRÁNSITO DE VENUS POR ESCORPIO. ¿DE QUÉ SIRVE?

– muerte de viejas formas y resurrección en un nivel superior de consciencia, sobre todo en temas relativos al amor, relaciones, sexualidad, dinero y manejo del poder

– despojarse de lo innecesario y volver a lo esencial (esta faceta va a ser especialmente poderosa durante el tránsito actual, debido a la inminente conjunción entre Venus y Saturno, que se perfectará el 13 de noviembre)

– purificarse, ayunar o practicar cualquier forma de purga para volver a conectar con la esencia

– entender las dinámicas profundas subyacentes en las relaciones humanas

– aceptarse a uno mismo tal y como es, con sus luces y sus sombras, dejar de buscar la falsa perfección, empezar a amar al otro, a la pareja desde ese lugar, más realista y menos propenso a las proyecciones

– retirar las proyecciones sobre los demás, evaluarse objetivamente y asumir la responsabilidad por el arduo trabajo interno

– comprender la necesidad evolutiva del camino interior y de la soledad

– alquimizar la propia sexualidad, recolocándola en un espacio sagrado, reconocer en la unión sexual una vía de conexión con lo Divino

– desapegarse de la materia y de todo tipo de posesiones

DESAFÍOS FRECUENTES DURANTE EL TRÁNSITO DE VENUS EN ESCORPIO:

– apego excesivo a los seres queridos, celos y posesividad

– angustia existencial que deriva del miedo al abandono y a la traición

– totalitarismo, actitud de “todo o nada”, dramatización excesiva de las situaciones vitales

– pérdida de la consciencia en los asuntos vinculados al dinero, a la materia, al disfrute y de la sexualidad, creando lujuria, gula, avidez y tendencia a acapararlo todo

– luchas de poder en la pareja, juegos de dominación-sumisión

– distanciamiento de lo Divino, “ahogamiento” en la materia, excesos de todo tipo

– huida de la soledad, creando pautas relacionales adictivas y dependencia de las relaciones

– tiranizar al otro, sobre todo a la pareja, chantaje emocional, victimismo

 BREVE GUÍA PARA LOS DOCE SIGNOS (apuntaremos las zonas especialmente desafiantes para cada signo, donde una mayor concentración, dosis de valor y honestidad serán necesarias para realizar la transmutación):

ARIES: la sexualidad, los recursos compartidos con los demás, los terrenos de la propia sombra, el inconsciente familiar. Necesidad de purga y transmutación en todos estos ámbitos.

TAURO: la relación de pareja y las relaciones importantes con los demás, incluyendo todo tipo de asociaciones; necesidad aguda de retirar las proyecciones y empezar a ver a los demás como meros reflejos de uno mismo.

GÉMINIS: el trabajo, la rutina diaria, los hábitos. Observarse atentamente y detectar las rutinas autosaboteadoras y/o aquellas que se han convertido en un verdadero sumidero de energía.

CÁNCER: las relaciones románticas, los hijos y el vasto campo de la autoexpresión y de la creatividad. Eliminar las pautas adictivas y las ataduras emocionales, aprender a amar desde la libertad.

LEO: la familia, el hogar, las propias raíces, el Padre. Es posible que a lo largo del mes surjan conflictos no resueltos en torno al tema de la autoridad, la obediencia y la propia toma de poder. Honrar el pasado desde donde uno emerge, reconocerlo y admitirlo, para así dejarlo ir.

VIRGO: la comunicación, la mente, los intercambios y los desplazamientos. Todos estos temas mercurianos pasarán por el filtro de la purificación, siendo necesaria una revisión de actitud y un realineamiento del plano mental a la verdad intrínseca de uno mismo. Dejar marchar viejas ideas mustias, hacer sitio para lo nuevo.

LIBRA: el ámbito de la valoración personal y de la economía. Una ardua toma de consciencia de que el nivel económico actual de la persona en cuestión es tan sólo un reflejo de su nivel de autoestima, amor hacia sí mismo y autoaceptación. Aprender a amarse apagando el marco externo de referencias del tipo “qué dirán, qué pensarán, les gustaré?. etc”

ESCORPIO: empezar desde cero en cuanto a la propia personalidad, autoimagen y percepción sobre la vida. Dejar morir una vieja personalidad obsoleta, purificando todos los demonios y anulando todas las voces del pasado que se obsesionen por mantener a [email protected] tal y como era hasta este momento. Reinventarse, crecer.

SAGITARIO: aprender sobre el servicio y la entrega a los demás. Uno de los pocos signos del zodíaco para quien el elemento agua sí va a ser favorable a lo largo del mes; aprender sobre el valor de la renuncia a los propios deseos, anteponer a los demás, aunque temporalmente. Evitar caer en la trampa de los celos y de las obsesiones, si a pesar de las advertencias eso sucediera, transmutar la sombra en luz, descubriendo los regalos ocultos detrás de estas distorsiones.

CAPRICORNIO: el mes invita a una cálida apertura hacia el grupo, hacia la vida de la comunidad, con lo cual todo tipo de actitud rígida e individualista puede ser contraproducente. Ponerse al servicio de una causa mayor, de una meta grupal mediante los recursos materiales. Atentos a las oportunidades que la vida les brinda en este sentido.

ACUARIO: la vocación, la distinción social, el área profesional, la Madre. Purga y necesidad de cortar con todo aquello que resulte inservible para y desde el Ser en todos estos ámbitos. Ganancia a través de la pérdida.

PISCIS: el mental superior, la espiritualidad, el contacto con el Ser Superior, los viajes largos. Atención a la tendencia de fanatismo y totalitarismo expresado en estos campos, si se viaja, mantenerse [email protected] a los retos que puedan aparecer porque puede ser que no todo sea un “viaje de ensueño”. Las dificultades no obstante se pueden convertir rápidamente en ventaja si [email protected] mantiene la mentalidad lo suficientemente abierta y permite que así suceda.

 

Este es el “panorama” que recibe la Luna Nueva de Escorpio, que acontece justo sobre el grado 0 de este signo, que, como dicen algunos investigadores, magnifica más todavía la expresión y los contenidos del signo en cuestión, en este caso, Escorpio. El Sol, La Luna y Venus se juntan en esta Luna Nueva para hablarnos de la intensa purificación del elemento femenino del agua (nuestro plano emocional o astral) que tendrá lugar durante todo el mes que le sigue al eclipse. Ni Venus, ni la Luna se sienten cómodas en el acuoso  signo de Escorpio, pero afortunadamente los planetas masculinos, el Sol y Marte, cuentan con la fuerza y energía necesaria para sostenerlas. Sobre todo el ígneo Marte, situado en el signo vecino de Sagitario, irradiará ininterrumpidamente su energía positiva, ánimo y entusiasmo para apoyar todo este proceso de purga que ocurre en nuestras profundidades. Con el Ascendente Cáncer en la carta del eclipse, el Sol, la Luna, Venus y Saturno en Escorpio y Neptuno en Piscis, la energía del Agua será fuertemente magnificada, originando oleajes que pueden arrasar con todo si no tenemos la destreza suficiente para sujetar las riendas. La parte favorable reside en el hecho de que todo este cúmulo de planetas en Escorpio (en general, de mal presagio…) cae en una casa luminosa de la carta, concretamente la casa cinco – la del amor y de la creatividad – hecho que apoya formidablemente la Obra Alquímica que debemos llevar a cabo a lo largo de este mes:

NUESTRO RETO: EL AGUA

NUESTRO ALIADO: EL FUEGO

Dicho de otra manera, para poder transmutar con gracia y facilidad todos los contenidos anunciados más arriba (desafíos para el tránsito de Venus en Escorpio e implícitamente, de esta Luna Nueva), resulta imprescindible mantenerse en estrecho contacto con el humor, el entusiasmo, la alegría y el calor de la confianza, asimismo es recomendable mantener nuestras metas muy elevadas y en general, elevar el listón en cuanto a nosotros mismos. Recordar simplemente que el tema central de este otoño es

REALIZAR NUESTRA MAYOR VERSIÓN Y HACERLA EFECTIVA EN TIEMPO REAL

y en este proceso ni siquiera el tiempo marcado por los efectos de la Luna Nueva de Escorpio debe representar un obstáculo.

En resumen y para finalizar, leamos juntos los dos símbolos sabianos más edificantes de esta Luna Nueva, a la vez eclipse solar:

Grado 0 de Escorpio, la Luna Nueva:

“Un autobús lleno de gente en una calle urbana.”

nota clave: La ansiedad fundamental del hombre por expandir su horizonte social y experimentar los resultados de logros colectivos y nuevos modos de vida.

Grado 29 de Sagitario, Marte, el dispositor del Eclipse (su fuente energética profunda de alimentación):

“Un muchacho gordo cortando el césped de su casa en una calle de un elegante suburbio.”

nota clave: La necesidad de atender las tareas cotidianas que aseguran la riqueza social o respetabilidad, y benefician la propia constitución.

Dicen los Maestros tibetanos que un eclipse solar magnifica un millón de veces todo aquello que toca e ilumina…mi deseo es que se magnifique un millón de veces la eficacia de todos nuestros procesos de transmutación, que se lleven a cabo con gracia y facilidad y que los rayos de nuestro benévolo Sol magnifiquen asimismo un millón de veces el entusiasmo, la alegría, la expansión y la apertura de miras y de alas de todos nosotros, simplemente porque ya toca!!!

audición consciente para la Luna Nueva de Escorpio:

24-25 de octubre, Venus en el corazón del Sol

Durante los primeros dos días justo después de la Luna Nueva, Venus realizará su conjunción superior con el Sol, situándose prácticamente dos días seguidos en el corazón del Sol, un raro y formidable suceso astronómico. Desde esta perspectiva, Venus durante todo este tiempo resulta invisible (50 días en total, la mitad del ciclo viene marcada justo por la conjunción superior), ocultándose detrás del disco solar, a su máxima distancia desde la tierra. No todos saben que este hermoso planeta cuenta con fases, igual que la Luna, y la conjunción superior representa la fase de apogeo – la Venus Llena, como si habláramos de la Luna Llena, sólo que a diferencia de la esta última, que suele magnificar los conflictos entre nuestro lado consciente y el inconsciente durante su apogeo, la Venus Llena tan sólo magnifica los efectos más positivos de sí misma. Una vez que Venus se vuelva visible de nuevo, brillará en el cielo como LUCERO DE LA TARDE – a nivel de efectos – la Venus tipo Libra, considerada “la portadora de la armonía y de la paz”, orientando nuestra atención sobre todo hacia la armonía y florecimiento relacionales, a diferencia de la primera mitad de su ciclo (en este caso entre el 11 de enero 2014-24 de octubre 2014) donde debido a sus efectos nuestro enfoque estaba en los temas relacionados a la materia, el dinero, los valores tangibles y el cuerpo. Es interesante saber que en la antigua Mesopotamia durante la conjunción superior Sol-Venus se celebraban ritos colectivos llamados “Ritos de exaltación” donde la Diosa Inanna – la Venus sumeria – era invocada y glorificada para que garantizara la paz entre las tribus. Aunque el tiempo haya pasado, sus efectos en la conjunción superior siguen trayendo los mismos resultados, así que sería hermoso y además útil honrarla con cualquier forma de ritual, ofrenda y canto durante los próximos días. Ella nos puede enseñar como convivir en paz y armonía con nosotros mismos y también con los demás.

Se considera desde la astrología tradicional que la conjunción superior Sol-Venus (Venus en su fase llena) es una de las configuraciones astrales más espectaculares y portadoras de buena suerte que podemos encontrar entre las combinaciones que nacen entre los planetas.

EFECTOS DE LA CONJUNCIÓN SUPERIOR SOL-VENUS

paz y armonía, apertura al amor, belleza y dulzura, capacidad de crear belleza en nosotros mismos y en nuestro entorno, capacidad de ver este planeta como un lugar hermoso, adoración de la naturaleza, refinamiento, tacto, exquisitez, buena fortuna, suerte, buen nivel económico, popularidad, éxito, triunfo, suavización de todos los obstáculos, dharma importante.

En la Kabbalah, el Sephirot de Venus es Netzach y su experiencia espiritual asociada es  LA VISIÓN DE LA BELLEZA TRIUNFANTE.

Ojalá que la BELLEZA TRIUNFE en todas nuestras vidas, aquí y ahora y en el eón de los eones! Feliz conjunción superior Sol-Venus a [email protected]!

recomendaciones:

para comprender mejor los movimientos cíclicos de Venus:

http://miastral.com/el-resurgimiento-del-deseo-venus-y-el-sol-en-conjuncion-superior/

una deliciosa selección de perfumes y aromas florales para Venus, a mano del excelente compañero astrólogo Tito Maciá:

http://titomacia.ning.com/profiles/blogs/astrologia-y-perfumes-los

como regalo para esta celebración importante, he creado el siguiente ritual que comparto con amor y entusiasmo con todos ustedes!

 

« anterior siguiente »

0 comentarios en la entrada : Las energías del mes de octubre. Luna Nueva de Escorpio y conjunción superior Sol-Venus

Comentar

  •  

¿Quieres estar al tanto de los nuevos eventos y publicaciones?

Suscribete